02 octubre, 2018

Textual description of firstImageUrl

Los residuos plásticos pueden ser convertidos en energía


La pirólisis de plasma permite convertir los plásticos de desecho en hidrógeno, metano y etileno.

Los plásticos contienen principalmente carbono e hidrógeno, con un contenido energético similar al de los combustibles convencionales, como el diesel.

Ya es posible convertir todos los plásticos directamente en formas útiles de energía y productos químicos para la industria, utilizando un proceso llamado "pirólisis de plasma fría".

Los plásticos se encuentran entre los materiales de desecho más valiosos, aunque con la forma en que las personas los desechan, probablemente no lo sabias.

La pirólisis es un método de calentamiento que descompone los materiales orgánicos a temperaturas entre 400 ℃ y 650, en un ambiente con oxígeno limitado. La pirólisis se usa normalmente para generar energía en forma de calor, electricidad o combustibles, pero podría ser aún más beneficioso si se incorporara plasma fría al proceso, para ayudar a recuperar otros productos químicos y materiales.


El plasma frío, que se utiliza para romper enlaces químicos, iniciar y excitar reacciones, se genera a partir de dos electrodos separados por una o dos barreras aislantes.

Tanto el hidrógeno como el metano se pueden usar como combustibles limpios, ya que solo producen cantidades mínimas de compuestos nocivos como el hollín, los hidrocarburos no quemados y el dióxido de carbono (CO₂).

La electricidad para generar el plasma frío podría provenir de fuentes renovables, y los productos químicos derivados del proceso se utilizan como una forma de almacenamiento de energía, donde la energía se mantiene en una forma diferente para usarla más adelante.

Las ventajas de usar plasma frío sobre la pirólisis convencional es que el proceso puede controlarse estrechamente.

Plublicado por Luis