27 octubre, 2018

Textual description of firstImageUrl

El coche de F1 que fue asesinado por las políticas del deporte

 La Fórmula 1 en la década de 1970 estaba llena de auténticas innovaciones. Los ingenieros trabajaron día y noche para encontrar soluciones geniales que burlaron las reglas para conseguir una ventaja en el campeonato. El BT46-B aprovechó al máximo estas interpretaciones creativas del libro de reglas.


Diseñado por Gordon Murray, el Brabham BT46 presentaba un motor Alfa Romeo de 12 litros con motor plano que era potente, pero pesado. En un intento por recuperar rendimiento, Murray creó un conjunto de radiadores aerodinámicos que se encontraban dentro de la nariz. Este auto fue también uno de los primeros en comenzar a usar elementos de carbono en sus frenos.


Sin embargo, el dominante Lotus 79 seguía siendo el automóvil a vencer con su uso magistral del efecto suelo. Al provocar un vacío debajo del chasis, el 79 se pegaba al suelo a través de curvas rápidas donde la mayoría de los demás alcanzaban su límite de agarre. Esto le hizo pensar a Murray ... ¿qué pasaría si pudiera crear un vacío permenante debajo del auto?



El BT46-B modificado hizo su debut en el Gran Premio de Suecia y contó con un ventilador gigante montado en la parte trasera del auto. Brabham afirmó que era para enfriarse, pero en realidad expulsaba aire a través del auto y lo chupaba hasta la pista. Este vacío artificial permitió que el automóvil generara enormes cantidades de carga aerodinámica, a diferencia del efecto suelo convencional que generaba este agarre aerodinámico sólo en altas velocidades, este coche la generaba incluso estando quieto.




Deseosos de esconder su arma secreta, el equipo de Brabham cubrió el ventilador con la tapa de un cubo de basura cuando el auto estaba en boxes, pero el ventilador pronto fue descubierto. Las protestas fueron reforzadas por otros conductores quejándose de que el ventilador disparaba escombros a los coches que lo seguían, aunque esto fue en gran parte falso. Después de un poco de debate, el coche pudo correr.


Niki Lauda y John Watson fueron los conductores de Brabham para la temporada de 1978 y se especula que se les dijo que no revelaran el verdadero ritmo del BT46-B durante la clasificación. Comenzaron la carrera segundo y tercero, detrás del Lotus de Mario Andretti.


Cuando comenzó la carrera, quedó claro cuán rápido era el BT46-B, sin embargo, el destino intervino cuando Watson se salió de la pista y dejó a Lauda como el único 'fan car' en disputa.


Incluso el aceite derramado en la pista no logró afectar al Brabham restante con su ventilador, manteniéndolo pegado a la pista. Lauda usó el agarre extremo que su coche le ofrecía para adelantar a Andretti por fuera en una de las tantas curvas de Anderstorp. El BT46-B pasó a ganar por más de 30 segundos.

Los equipos rivales estaban indignados de que los Brabham hubieran logrado eludir las reglas. Lotus comenzó a trabajar de inmediato en su propio coche con la misa tecnología, pero al final no fue necesario. El propietario de Brabham, Bernie Ecclestone, retiró el BT46-B de futuras carreras. ¿Por qué deshacerse una ventaja tan grande? Política.

Ecclestone estaba en la carrera para convertirse en presidente de la Asociación de Constructores de Fórmula Uno (Foca) más tarde ese año, y continuar con el revolucionario auto de Murray sacudiría el bote. El BT46-B fue retirado y Bernie Ecclestone se convirtió en presidente de Foca. Un resultado por el que Gordon Murray todavía está molesto hasta el día de hoy.



El Brabham BT46 B, un auto para el que la Fórmula 1 no estaba lista.

Publicado por Juan González