22 octubre, 2018

Textual description of firstImageUrl

Coches que hicieron historia. El BRM P57

BRM fue uno de esos casos en los que nadie creía en sus inicios y que con el tiempo logró hacerse su propio espacio en la F1. Fue fundado por el piloto británico Raymond Mays en 1945 y financiada por British Racing Motors, de ahí su nombre, BRM. El equipo entró por primera vez a la F1 en 1954 con un chasis y motor propio gracias a Alfred Owen, uno de los pocos inversores del equipo luego de varios malos resultados cosechados en pruebas no puntuables para el campeonato.


Con el paso del tiempo el equipo y coche fueron mejorando hasta su primera victoria con Jo Bonnier en su BRM P25 en el gran premio de Holanda de 1959, el equipo tenía sus espectativas altas para la siguiente temporada. Lastimosamente, el nuevo P48 no fue lo que esperaban y los pilotos se quejaban de lo impredecible de su comportamiento. Esto creó algunos problemas entre Graham Hill, Dan Gurney y con Owen, a quien consideraban irresponsable e incompetente. Esto obligó al propietario del equipo a nombrar a Tony Rudd como jefe de ingeniería, lo que hizo que el equipo diera un cambio radical.

Para 1961, el P57 diseñado por Rudd era sencillo pero competitivo y permitía a Hill y Tony Brooks acabar carreras, Dan Gurney se había marchado a Porsche para aquél entonces.
El motor era un Coverty Climax de 4 litros que dejaba mucho que desear y la toma de aire se redució drásticamente.

Motor del P57



A pesar del exito que supuso el P57, a Rudd se le dio un ultimatum para crear un coche competitivo para 1962 o el equipo cerraría sus puertas para siempre. El equipo llegó a Zandvoort donde Graham Hill ganó repitiendo lo que Jo Bonnier había logrado 3 años antes con el P25. A pesar del gran peso del monoplaza, Hill se mantuvo firme toda la temporada y después de ganar en Nürburgring bajo lluvia y Monza, llegaba a Sudáfrica como lider del campeonato por delante de Jim Clark a tan sólo 3 puntos. Tras el abandono de Clark por una falla en el escape de aceite, Hill se coronó campeón por primera vez, hazaña que repetiría en 1968.

Apenas terminó la temporada Rudd comenzó a trabajar en el P57 para 1963. El extremo inferior del motor fue rediseñado con un cigüeñal más pequeño. El peso del coche fue reducido, la que había sido una de las grandes desventajas del mismo en las temporadas anteriores resultó ser un dolor de cabeza en circuitos revirados pero ayudaba en algunos donde la velocidad punta era importante. Durante 1963 Hill subió a lo más alto del podio 2 veces, en Mónaco y Estados Unidos, pero no fue suficiente para vencer a Jim Clark en su imponente Lotus 25.

BRM despareció en 1977, el equipo que nació de la nada, subió a lo más alto y volvió a caer a la nada una vez más fue "olvidado" de manera injusta, puede no haber sido el equipo más exitoso, pero sirvió de trampolín para pilotos del calibre de Niki Lauda y Jackie Stewart.

Publicado por Juan González