10 agosto 2014

Dos años después y el rechazo republicano, dreamers aseguran que EEUU ganó con el DACA

Miles de dreamers se aprontan para celebrar el viernes (15 de agosto) dos años protegidos por la Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés), un beneficio migratorio discrecional que detuvo temporalmente sus órdenes de deportación y les concedió un permiso de trabajo.
“Somos más o menos 1.7 millones los que calificamos pero a la fecha menos de 600 mil están protegidos”, dijo a UnivisionNoticias.com Erika Andiola, activista del Dream Action Coalitión (DRM) en Phoenix, Arizona. “El resto no ha solicitado el amparo porque no tiene recursos. El pago es alto y no todos pueden hacerlo”.
Andiola ha participado en manifestaciones para pedirle al Presidente Barack Obama que frene las deportaciones y que amplíe el DACA, y con ello darle estatus de permanencia temporal a padres indocumentados de dreamers, jóvenes indocumentados que entraron siendo niños a Estados Unidos.
La semana pasada la activista confrontó, en un restaurante de Iowa, al Congresista Steve King (republicano), un férreo opositor al DACA e impulsor del voto en la Cámara de Representantes de un proyecto de ley que frena la Acción Diferida.
“No ha sido fácil”, cuenta Andiola. “Hemos trabajado duro para que el mayor número de soñadores pidan la protección pero no todos tienen los recursos. Se necesitan $465 para enviar la solicitud y no en todos los hogares hay dinero disponible. En algunos hay dos o hasta tres candidatos para el amparo”.
De los casi 600 mil amparados, la activista dice que “la vida nos cambió”, y que a partir del momento “en que nos llegó la confirmación de nuestra solicitud, nos sentimos libres a menos, claro está, que cometamos un error. Pero mientras no lo hagamos, el gobierno no nos va a deportar”.
Cuenta además que el permiso de trabajo es otro de los beneficios impagables del DACA. ”Nos ayuda muchísimo y estamos muy agradecidos con el gobierno. En Arizona no calificamos para ningún tipo de ayuda financiera para seguir con nuestros estudios pero estamos trabajando. Con nuestro esfuerzo juntamos el dinero para nuestro colegio. Eso es algo que antes no podíamos hacer”.
Las alegrías en Arizona se comparten con preocupaciones. “No podemos manejar porque no nos permiten tramitar una licencia”, lamentó Andiola. “Esperamos que eso cambie. Un juez federal falló en contra de la prohibición de la gobernadora Jan Brewer y ella apeló al fallo. Pensamos que al final del día las cortes mantendrán el dictamen y podremos tramitar y conseguir el documento”.
A pesar del inconveniente, la dirigente estudiantil dijo que la Acción Diferida de los dreamers “definitivamente ha sido de gran beneficio. Tal vez no todos han aplicado pero quienes lo hicieron contribuyen trabajando, pagando impuestos, estudiando y registrarnos con el gobierno. Y quienes han cerrado sus carreras pueden usar esos conocimientos y experiencias para ayudar a nuestras comunidades de diferentes maneras”.