01 julio 2014

Bélgica derrota Estados Unidos 2-1

Tres días después de cumplir 23 años, Kevin De Bruyne lo celebró con un gol que despejó a Bélgica el camino de la clasificación a los cuartos de final, y Romelu Lukaku saltó del banco a la cancha para poner la puntilla a Estados Unidos con una pirotécnica victoria en Salvador por 2-1.

Julian Green, que entró en tiempo de prórroga a los 105 minutos de un partido que terminó sin goles en el tiempo reglamentario, puso el 2-1 dos minutos después y el encuentro entró en un estado demencial.

Cualquier cosa pudo suceder en las porterías de un Tim Howard, que como Atlas sostuvo la estantería de Estados Unidos hasta el gol de De Bruyne a los 93, y de Thibaut Curtois, que debió trabajar sin respiro en los últimos minutos locos en que Estados Unidos, con el cuchillo entre los dientes, buscó llevar la serie a los penaltis.

Argentina es el nuevo escollo de Bélgica, ahora en cuartos de final el 5 de julio.
El pase para esa cita se confirmó hoy en tiempo extra, a los 93 minutos, en una maniobra por la banda derecha que comenzó otro jovencito, el corpulento delantero de 19 años Divock Origi, quien en la fase de grupos marcó el gol solitario del triunfo sobre Rusia.

Oirigi se llevó puestos a sus rivales y dejó a De Bruyne libre para someter a Howard y, a los 95 minutos, devolvió el puesto de titular a Lukaku, quien a los 106 marcó lo que podía ser la puntilla, hasta que apareció Green para descontar y meterle morbo al encuentro.

Como en el comienzo del partido, en el arranque del segundo tiempo Tim Howard salvó a Estados Unidos. Y Howard fue el culpable del cero que primó en el tiempo reglamentario pues nadie más que él apareció pasar salir al paso de los jugadores belgas.

Con menos de un minuto de juego, el joven Origi superó a todos sus custodios con sus grandes zancadas para sostener el primer cara a cara con el portero del Everton, que con la bota sacó al córner el violento remate.