03 noviembre 2012

Cariñoso adiós a ‘El Andariego’

Nueva Jersey.- Con su sombrero negro vaquero, camisa blanca bordada con sus iniciales y la cuerda para lazar a los toros, fue velado el sábado y homenajeado el domingo, el jóven montador Rigoberto Flores, conocido como “El Andariego” de Izúcar de Matamoros.
La muerte de “El Andariego” trascendió el ambiente del jaripeo, en el área triestatal, puesto que numerosos paisanos se sumaron a los aficionados, admiradores, montadores y ganaderos que fueron a darle el último adiós este fin de semana.
Los cercanos lo recuerdan con afecto: “Era muy buen jinete. Él era hijo de un sobrino, por eso lo conocíamos que era un muchacho que le gustaba convivir con la familia. Era mero aficionado al jaripeo; recuerdo que decía que riesgo hay en todo, que cuando a uno le toca uno se muere de lo que sea”, comentó la michoacana Elsa Guerrero.
Por su parte, Alfonso Gil aceptó con resignación su partida: “Qué se va hacer, la vida es así. Él se dedicaba a darle un buen espectáculo, un buen entretenimiento a los paisanos, él escogió su destino. Lo recordaremos siempre con respeto”, concluyó.